miércoles, 14 de diciembre de 2011

Capítulo Quince

"Cada día trae en sí la eternidad"

A los 17 años empecé a tener crisis de ansiedad, día tras día me acostumbraba a la sensación de estar tranquilo y tener a mi corazón bailando sin parar bajo lo que todavía era una finísima capa de piel. Me aterrorizaba la idea de que esto me sucediera siempre y recuerdo que solía preguntarme: "¿esto cuando tenga 30 años todavía me pasará?"

Recuerdo que iba a echarme agua a la cara y me miraba en el espejo del baño. No era la ansiedad misma lo que me provocaba malestar, sino verme a mí, mirarme fijamente y asumir que yo era ese y que era así. Fue entonces cuando empecé a reflexionar sobre el tiempo y sobre el malestar que me suponía pensar en la ansiedad que tuve ayer y el temor a sufrirla mañana.

El tiempo a partir de ahí no era un momento en el que yo estaba o residía, no era un período en el que yo hice o dejé de hacer cosas; era solo un período en el que yo pensaba, en el que yo enfocaba mi pensamiento. Es por esto que el ser humano es el único animal que puede sentir la misma ansiedad viviendo una situación traumática como imaginándola, porque estamos contínuamente enfocando nuestra atención a cosas que ya han pasado o que pasarán. Y esto es el resultado de nuestra infelicidad.

Nos olvidamos del presente, olvidamos todo aquello que estamos viviendo porque vivimos paralizados por el pasado y el futuro. Las cosas por las que nos sentimos culpables, que son las expresiones de cosas que hemos hecho en el pasado, nos paralizan para tomar decisiones en el presente. Y las cosas que nos preocupan, que son cosas que no han pasado todavía y que pertenecen al futuro, también paralizan nuestras decisiones presentes.

No olvides que la vida es un largo camino donde si miras hacia atrás o demasiado hacia adelante, tropezarás con las piedras que no puedes ver bajo tus pies. Se es más feliz cuando uno vive y goza de lo que tiene en cada momento, porque toda la vida es ahora; desde esta perspectiva no existe el pasado ni el futuro porque siempre es ahora, ahora, ahora, ahora... (como dijo el poeta, "hoy es siempre todavía")

Así que amigos, disfrutad hoy. No penseis en lo bueno que está por venir porque si lo haceis no os sorprenderá ni lo disfrutareis cuando suceda. No penseis en lo malo que llegará porque sufrireis por ello mucho antes de vivirlo.

Vive hoy y solo hoy, porque si te preocupas o te culpas, si piensas en el pasado o en el futuro, dejarás de disfrutar de lo que tienes hoy para acabar mirándote en el espejo buscando lo que ha fallado y lo que fallará, como hacía yo con 20 años....


P.D: sé responsable de ti mismo, no puedes cambiar lo que has hecho, pero cuando acabes de leer esto puedes empezar a cambiar lo que harás!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantasticament genial ;)

marijose dijo...

k bueno es este y cuanta razon llevas, pero k dificil es a veces hacerlo!

voodoorai dijo...

Brutal!

Cuando estamos perdidos en el pasado o el futuro, una buena técnica es cerrar los ojos y Respirar aunque sea solo un instante. Por alguna razón te centra en el presente.

Un abrazo maquinón!

Sònia dijo...

Hay una frase que a mi padre le gusta mucho y que me suele repetir a menudo desde que era bien pequeña: "El exceso de análisis provoca parálisis.". A veces, damos mil vueltas a las cosas que han pasado, formulando hipótesis pasadas, las tan manidas "qué hubiera pasado si...", sin darnos cuenta que no sirve de nada intentar cambiar el pasado, porque ya no existe, son sólo recuerdos. Y otras veces, el miedo a no saber qué terreno pisamos nos impide avanzar por nuestro camino, nos deja quietos, bloqueados, angustiados por no decidir qué rumbo coger. Pero, en realidad, lo que debería darnos más angustia es pensar todo el tiempo que estamos perdiendo, que hemos perdido, que perderemos.
Creo que, de alguna forma, esta angustia, esta ansiedad de la que hablas, Xavi, podría servirnos como revulsivo para liberarnos y empezar a vivir, de verdad, en tiempo presente. Aunque vivir sólo por la angustia que te provoca la angustia no es mi ideal, podríamos discutirlo como punto de partida... En fin, como siempre, y aunque no te escriba y sólo te lea, un placer. Yo vivo.

sargantana dijo...

Ja fa temps que ho diu un tal Emilio Duró: "la majoria de la gent se preocupa per coses que encara no han passat i que, probablement, no passaran mai". Per sort sempre ha estat una qualitat meva disfrutar de cada moment com si fos el darrer de la meva vida, devorant-la. Per això puc considerar que som feliç, m´hi sent feliç, perquè duc la vida exactament com jo la vull, sense mirar enrere ni pensar gaire en el futur. No obstant, els moments d´angoixa també són presents a la meva vida, especialment quan te deixes influir pel que els demés esperen de tu. Ma mare m´ha provocat molts moments d´aingoixa, t´ho puc ben assegurar, i la feina i la crisis econòmica, arribar a final de mes…. però això forma part del dia a dia.
Només puc lamentar no haver estat al teu costat per parlar dels teus sentiments quan era el moment.
Com deia Camus, la vida és la suma de les teves eleccions, no deixis que ningú decideixi per tu.